¿Cuándo usar calor y cuándo frío?

Published by admin on

¿Cuándo usar calor y cuándo frio?

Son ya muchos años los que llevamos trabajando con productos térmicos y una de las dudas más recurrentes que nos transmitís es la de no saber qué tipo de dolencias requieren la utilización de frio y cuáles la utilización de calor.

Vamos a intentar arrojar un poco de luz sobre este tema, el uso del calor y del frio en el tratamiento de ciertas dolencias.

La aplicación de calor con fines terapéuticos es conocida como Termoterapia y la aplicación de frio es conocida como Crioterapia. Ambas técnicas utilizadas en la circunstancia adecuada son de gran ayuda como complemento terapéutico.
El empleo de calor o de frio dependerá de la dolencia a tratar ya que sus efectos fisiológicos son diferentes.

Termoterapia
¿Cuáles son los efectos fisiológicos de la aplicación de calor?

El calor aplicado sobre la piel tiene un efecto vasodilatador superficial, aumenta la oxigenación del tejido, favorece la circulación de la sangre en la zona, acelera el metabolismo celular y facilita la eliminación del dolor.
Cuándo aplicamos calor sobre la piel, los capilares, que son los vasos sanguíneos más pequeños del cuerpo se dilatan, la circulación del flujo sanguíneo aumenta y con ello mejora el metabolismo celular en la zona y se produce un efecto analgésico.

Otros efectos fisiológicos 

La aplicación de calor tiene otros efectos fisiológicos, disminuye la producción de colágeno, responsable de que los tejidos musculares estén más fibrosos y aumenta la producción de elastina , que como su nombre indica aporta elasticidad, el beneficio para músculos, tendones y fascias es que se flexibilizan.

¿Qué tipo de dolencias se tratan con calor?

En general el calor se utiliza en dolencias crónicas, donde existe un déficit circulatorio y un problema en el metabolismo como podría ser una tendinitis crónica que puede estar acompañada de calcificaciones o bien en lesiones crónicas de los ligamentos, aplicar calor en estas dolencias mejora la circulación en la zona y favorece la eliminación de sustancias de desecho.

La aplicación de calor ejerce un efecto sedante y analgésico por lo que es especialmente útil para lesiones musculares prolongadas en el tiempo, dolores cervicales, lumbares y dorsales.

También se aplica en lesiones agudas después de las primeras 48-72 horas por encima de los 40 años de edad es habitual notar una cierta rigidez y disminución de la flexibilidad de la columna vertebral como consecuencia de los movimientos flexión, extensión y rotación, de las malas postura y los sobreesfuerzos.

Más de la mitad de los mayores de 60 años tiene molestia y dolor de espalda más o menos crónico.

Es normal también desarrollar artrosis y alteraciones de las articulaciones intervertebrales que son causa de rigidez y dolor.
El tratamiento con calor de estas dolencias es una gran alternativa al uso de analgésicos ya que evita el abuso de estas sustancias químicas y sus efectos secundarios negativos para la salud.

Complemento terapéutico

El empleo del calor es un complemento en la mejora de algunos trastornos digestivos ya que el calor mejora el movimiento del estómago (peristaltismo) y favorece una buena digestión.
La utilización del calor es sumamente eficaz para aliviar los dolores provocados por la menstruación.
En los procesos catarrales y gripales la aplicación de calor sobre el pecho favorece la disolución de las mucosa y su eliminación.
Por último y no menos importante la aplicación de calor libera endorfinas, las cuales además de reducir el dolor aportan una sensación de bienestar, por ello no se debe desestimar su utilización como remedio para aliviar el estrés, el calor favorece la desaparición de la tensión acumulada y su utilización al finalizar la jornada proporciona relajación y descanso.

¿Y que opciones tengo para aplicar calor?

Existen diversas opciones para aplicar la termoterapia, pasemos a repasar algunas

Mantas eléctricas y las esterillas eléctricas.

Una de las opciones más utilizadas a nivel doméstico.
Se conectan a la red eléctrica y tienen una resistencia calefactora que calienta la zona en la que se
aplica, aportan un calor constante beneficioso para tratar lesiones musculares, sin embargo este
misma propiedad de calor constante conlleva algunos riesgos.

Riesgos:
Abusar del tiempo de utilización, puede llevar a sufrir quemaduras en las zonas afectadas, el
tiempo recomendado de utilización del calor para tratar dolencias es de 20 a 30 minutos.

Otro de los peligros de las mantas y esterillas eléctricas es que conllevan un riesgo de incendio. Hay que evitar su contacto con agua u otros líquidos, peligro de descarga eléctrica.

Contaminación electromagnética Cada vez son más los estudios que afirman que la contaminación electromagnética conlleva riesgos para el ser humano.
Las mantas y esterillas eléctricas emiten campos electromagnéticos muy superiores a los recomendados para el cuerpo humano, se dice que hay mantas y esterillas que emiten hasta más de 60.000 nT (nano Teslas), también las hay que no superan los 150 nT,en cualquier caso mientras
dormimos no tendríamos que tener más de 20 nT ya que los campos magnéticos y eléctricos nos afectan al estar en contacto directo con el cuerpo.

Lámparas de infrarrojos.

Son saludables y el calor emitido por la luz infrarroja penetra bien en los tejidos aunque su uso está más extendido a nivel profesional.


Bolsas de agua caliente
A nivel doméstico también se utilizan las bolsas de agua caliente. Una forma saludable de aplicar
calor teniendo cuidado de que no se derrame el agua caliente ya que puede provocar
quemaduras.
No se adaptan bien a diferentes zonas del cuerpo.
Bolsas de gel para la aplicación de calor y de frio.
Desechables y reutilizables.
Las desechables se caracterizan por conseguir una temperatura más alta, el calor se activa golpeando la bolsita de gel que inicia una reacción química responsable de la generación de calor, hay que tener en cuenta que se deben manipular correctamente las bolsitas para evitar el desprendimiento de los químicos del interior.

Productos térmicos hecho con semillas
En nuestra opinión el método más cómodo, seguro y natural de aplicar calor.
El calor de la semilla se trasmite a través de una tela y se pierde gradualmente lo que hace muy improbables las quemaduras por exposición al calor. Son muy maleables y se adaptan perfectamente a la zona a tratar y el estar confeccionados de semillas los convierte en una
alternativa totalmente natural y saludable ya que están libres de químicos y no conllevan los peligros de la electricidad.
La semilla que utilizamos en Sacotermia para confeccionar nuestros productos térmicos no pierde humedad y garantiza un calor seco que es el recomendado para tratar dolores de músculos y huesos.

CRIOTERAPIA
¿Cuáles son los efectos fisiológicos de la aplicación de frio?
las terapias de frío tiene un efecto vasoconstrictor superficial, las aplicación sobre la piel hace que los capilares se contraigan y disminuye la presión arterial, la frecuencia cardíaca y el metabolismo. La aplicación de frio tiene efecto antiinflamatorio por lo que reduce la inflamación y el edema. Tiene efecto antiespasmódico y debilita el tono muscular, otras de sus propiedades son que aminora la velocidad de conducción de los nervios periféricos y reduce el dolor.

¿Qué tipo de dolencias se tratan con frio?
La utilización del frio está Está indicada generalmente en las lesiones recientes, en los primeras 48-72 horas tras una lesión, en los procesos agudos de algunas dolencias y en los procesos inflamatorios agudos.
Un esguince reciente, una rotura muscular , Artritis en proceso agudo, inflamaciones articulares o una tendinitis en los primeros días. también es recomendable la utilización de frio después de una caminata o de salir a correr, cuando las piernas quedan doloridas e hinchadas, en estas ocasiones se puede aplicar frio de forma preventiva para aliviar las piernas. El frio se recomienda también para aliviar el dolor producido por las migrañas.
La aplicación de frio es recomendada en periodos cortos de entre 5 y 15 minutos, dependiendo de la zona y de la intensidad del frio aplicado, se puede repetir varias veces al día.

¿Qué opciones tengo para aplicar frio?
Se puede aplicar frio con una bolsa de hielo, bolsas de criogel, bolsas de guisantes congeladas o bien con productos térmicos hechos de semillas.
Hay que tener en cuenta que las bolsas de gel, el hielo y los guisantes congelados pueden llegar a quemar por la intensidad del frio que aportan, para evitar que esto ocurra es conveniente envolverlos en un paño limpio para que no estén en contacto directo con la piel.
Los sacos térmicos de Sacotermia aportan un frio seco muy agradable que no llega a quemar y se adaptan perfectamente a la zona a tratar.
Para aliviar las piernas cansadas, los pies hinchados o aliviar el dolor producido por una fascitis plantar se pueden utilizar las zapatillas térmicas en frio 


0 Comments

Deja un comentario